Encuesta sobre bibliotecas escolares

Image: cigdem/Shutterstock.com

¿Crees que las bibliotecas escolares son cada vez más irrelevantes en una era digital? ¿O la necesidad de bibliotecas escolares y el servicio ofrecido por los bibliotecarios es ahora incluso mayor que antes?

La biblioteca escolar es un lugar en el que los alumnos pueden continuar las lecciones y llevar a cabo investigaciones sobre temas de su propia elección, con la ayuda de personal cualificado (bibliotecario, profesor bibliotecario, etc.). Allí, también se anima a los alumnos a que lean por placer. La biblioteca escolar puede apoyar el aprendizaje autónomo lejos de la enseñanza formal en el aula y puede ser una ruta alternativa hacia el conocimiento y las competencias al ofrecer un espacio dedicado al estudio y a los recursos de aprendizaje en forma de recursos impresos y digitales.

Muchas bibliotecas escolares están evolucionando en centros de recursos multimedia, con ordenadores, acceso a recursos en línea y medios digitales. Sin embargo, con el acceso ilimitado a la información en internet, incluso este papel está siendo desafiado.

Algunos centros educativos utilizan su biblioteca para mejorar los resultados educativos y para promover la inclusión e igualdad a través de enfoques educativos innovadores. En el contexto del 'enfoque escolar integral', la biblioteca puede ser el punto de encuentro para toda la comunidad educativa, alumnado, profesorado y también familias o partes interesadas.

La encuesta sobre bibliotecas escolares estuvo disponible en School Education Gateway y reunió un total de 1479 respuestas

Resultados (N=1479)

1. Selecciona todas las opciones que correspondan a tu centro educativo o a uno que conozcas:

  • El centro educativo tiene una biblioteca escolar.
  • El centro educativo colabora con la biblioteca pública local.
  • Los servicios de la biblioteca escolar han disminuido en los últimos años.
  • La biblioteca escolar ahora se centra más en contenido digital y no tanto en libros.
  • El centro educativo tiene un bibliotecario únicamente responsable de la biblioteca.
  • La mayoría de los estudiantes utilizan la biblioteca escolar regularmente.
  • Utilizo la biblioteca al menos una vez a la semana por mi trabajo.
  • Se compran libros nuevos para la biblioteca escolar al menos un vez al año.

Graph1: Library poll

El 95 % de los 1.479 encuestado indican que su centro escolar (o uno que conocen) tiene biblioteca, aunque casi uno de cada cinco (19 por ciento) indica que la variedad de servicios de la biblioteca escolar disponibles ha disminuido en los últimos años.

En los centros escolares del 59 % de los encuestados, hay un bibliotecario que es únicamente responsable de la biblioteca escolar. Las bibliotecas escolares permanecen en gran medida en lo analógico, centrándose en libros impresos. Solamente el siete por ciento opina que el foco ahora está más en el contenido digital, ya sea en versiones digitalizadas de libros y periódicos o en recursos meramente digitales.

Las bibliotecas se utilizan y se abastecen de manera adecuada: el 58 % dice que la mayoría de los estudiantes emplea la biblioteca regularmente y el 35 % de los propios encuestados hace uso de la biblioteca al menos una vez a la semana para su trabajo. El 73 % afirma que se compran nuevos libros al menos una vez al año.

2. En tu opinión, ¿cuáles son las principales tareas de las bibliotecas escolares? Selecciona hasta tres opciones:

  • Ofrecer libros y materiales de aprendizaje impresos
  • Aumentar los niveles de alfabetización y rendimiento escolar
  • Ofrecer un área de estudio silenciosa
  • Ofrecer orientación por parte del personal cualificado de la biblioteca escolar para ayudar a los alumnos en sus estudios
  • Ofrecer acceso gratuito a internet y a recursos y herramientas digitales
  • Ofrecer al profesorado recursos y materiales de enseñanza
  • Ser un punto de encuentro para todo el personal escolar, estudiantes y padres y madres
  • Ayudar a los alumnos a ser usuarios de información críticos y aprendices permanentes
  • Promover la educación informal al organizar actividades extraescolares como clubes de lectura o programación
  • Fomentar la lectura por placer

Graph1: Library poll

La mayoría de las opiniones en relación con las principales tareas de las bibliotecas escolares apunta a fomentar la lectura por placer (el 61 %, que incluiría la lectura de contenido digital por placer); ayudar a los alumnos a convertirse en usuarios críticos de la información y en aprendices durante toda la vida (56 %); y ofrecer libros y materiales impresos (37 %).

Es menos común la opinión de que las bibliotecas pueden ser un punto de encuentro para el personal del centro, los estudiantes y los padres y madres (solamente el 9 %), fomentar el aprendizaje informal en actividades extraescolares (12 %) y, a diferencia de muchas bibliotecas públicas, ofrecer acceso libre a herramientas y recursos internos y digitales (14 %).

La biblioteca escolar está vista como un lugar donde los estudiantes pueden recibir una orientación individual que ayude en sus estudios –el 30 por ciento de los encuestados lo considera como una tarea principal–, mientras que solo el 18 por ciento considera que la biblioteca es una área de estudio silenciosa, quizá una indicación de su papel en evolución como un colaborador activo no solo en el aprendizaje, sino también en la enseñanza, con el 24 % considerando que ofrecer recursos a los profesores es una tarea principal. Es probable que la orientación y los recursos ofrecidos incluyan apoyo para la alfabetización mediática y la oferta de materiales digitales. 

3. ¿En qué medida estás de acuerdo con las siguientes afirmaciones sobre las bibliotecas escolares?

  1. Actualmente, las bibliotecas escolares son menos importantes que en el pasado.
  2. Actualmente, las bibliotecas escolares necesitan ofrecer más que simplemente libros para ser una parte útil del centro educativo.
  3. Las bibliotecas escolares modernas son eficaces en desarrollar las competencias clave de los estudiantes.
  4. Las bibliotecas escolares juegan un papel clave en la promoción de la inclusión y la igualdad.
  5. Los presupuestos escolares están mejor empleados en ofrecer recursos del aula y profesorado más que en las bibliotecas.
  6. Ser bibliotecario escolar no requiere una cualificación especial.
  7. Las bibliotecas escolares de mi país no están debidamente financiadas.

Graph1: Library poll

Los encuestados muestran un gran apoyo a la biblioteca escolar: el 83 % está en desacuerdo o completamente en desacuerdo con que las bibliotecas son menos relevantes que en el pasado y el 88 % está de acuerdo o completamente de acuerdo con que juegan un papel clave en el fomento de la inclusión y la equidad. Esto puede incluir a estudiantes con necesidades educativas especiales y discapacidades y a inmigrantes recién llegados.

También se sugiere como algo que falta un mejor apoyo económico: el 85 % está de acuerdo o completamente de acuerdo con que las bibliotecas escolares no están financiadas adecuadamente en su país, y un porcentaje similar (82 %) está en desacuerdo o completamente en desacuerdo con la idea de que los gastos deberían ir dirigidos a profesores de materias y a recursos del aula en vez de a las bibliotecas.

El 90 % está de acuerdo o completamente de acuerdo con que una biblioteca escolar necesita ofrecer algo más que ‘solo libros’ para ser una parte útil del centro escolar y el 76 % con que las bibliotecas escolares vanguardistas son efectivas en el desarrollo de las competencias clave de los estudiantes (dejando abierta la definición de ‘vanguardista’). Estas cifras indican que la biblioteca escolar tiene potencial para jugar un papel en los objetivos generales del centro escolar.

La afirmación que ha recibido menor apoyo ha sido la que hace referencia a la afirmación que ser un bibliotecario escolar no requiere una calificación especial –solo el 9 % está de acuerdo o completamente de acuerdo con eso– posiblemente en reconocimiento de habilidades específicas que sean desarrolladas por estos miembros del personal del centro.

Recogiendo los datos únicamente de los bibliotecarios escolares (N=782) para esta cuestión, sus opiniones no son muy diferentes de las de los encuestados en general. Muestran, y no es ninguna sorpresa, en Q1 un mayor desacuerdo que el resto de encuestados, un mayor acuerdo en Q2, un menor acuerdo en Q3, un mayor acuerdo en Q4, un menor acuerdo en Q5 y Q6 y un acuerdo similar en Q7.

Graph1: Library poll

4. ¿Cuál es tu papel?

  1. Profesor/a – educación preescolar
  2. Profesor/a – educación primaria
  3. Profesor/a – educación secundaria
  4. Director/a de escuela
  5. Bibliotecario/a escolar
  6. Legislador/a en materia de educación
  7. Investigador/a
  8. Padre o madre
  9. Otro/a profesional/actor del ámbito educativo

Graph1: Library poll

Esta encuesta atrajo a un número importante de bibliotecarios escolares, que constituyen algo más de la mitad (53 %) de los encuestados. El 23 % de los encuestados han sido profesores y el siete por ciento directores escolares.

CONCLUSIONES

Esta encuesta obtuvo el mayor número de respuestas hasta la fecha: 1.479 de los cuales algo más de la mitad eran bibliotecarios. Es interesante ver que las opiniones de los bibliotecarios escolares estaban cerca de las del conjunto de encuestados. Casi todos los encuestados indicaron que sus centros escolares o uno que conocen tiene una biblioteca, aunque uno de cada cinco dice dice que recientemente se ha recortado en su financiación. En más de la mitad de los centros escolares hay un bibliotecario escolar al cargo de la biblioteca (y no un profesor que lleve a cabo este papel además de la enseñanza, por ejemplo).

Los resultados de la encuesta muestran que las bibliotecas escolares están bien empleadas, incluso más por parte de estudiantes que de adultos, pero se ven como lugares para el estudio y no tanto como espacios sociales y lugares que se centran en la lectura por placer, más que ofrecer acceso a Internet y a recursos digitales. La mayoría de los encuestados considera que una función clave de la biblioteca escolar es ayudar a los jóvenes a convertirse en usuarios críticos de la información y en aprendices permanentes.

Tanto si se trata de bibliotecas escolares digitales o analógicas, hay un gran apoyo para que continúen existiendo y para que sigan siendo financiadas y para que tengan personal con profesionales de la información cualificados.

En general, parece que existe una tensión entre algunas aspiraciones (ser un espacio vanguardista que promueva la inclusión y el desarrollo de competencias, por ejemplo) y otros (p.ej. un espacio silencioso para la lectura por placer). Un mayor debate sobre esta tensión y cómo podría resolverse podría ser un diálogo continuado útil, analizando cómo la biblioteca escolar podría desarrollarse más como espacio de encuentro para la comunidad escolar más amplia (incluidos padres y madres).