«Pero es para mis estudiantes, ¿puedo compartirlo?»: un tutorial sobre derechos de autor, enseñanza y la red informática mundial

Image: tubartstock / Shutterstock.com

Las aguas de los derechos de autor son turbias. Se debatió si un mono tomando fotografías con una cámara robada poseía los derechos de autor sobre las mismas; y que un tatuaje técnicamente pertenece al artistata, no a la persona que lo lleva. ¡Pero tú eres profesor! ¿Qué tiene que ver todo esto contigo? Importa si has subido tu plan de estudio en línea o si has añadido las fotografías de alguien a tus diapositivas o si has utilizado música pop en un vídeo que has realizado con tus estudiantes. En este tutorial vemos algunos consejos rápidos para respetar los derechos de autor y algunas razones por las que preocuparse de ello.

¿Por qué deberías preocuparte?

Esta es una pregunta válida ya que, al fin y al cabo, parece que muchas personas no se preocupan por los derechos de autor. Este es, sin duda, el caso de los jóvenes. La mitad de ellos está a favor de las descargas ilegales y las falsificaciones. Pero los derechos de autor son similares a un derecho moral: deberías poder ganarte la vida de algo que has creado. Si tus trabajos estuviesen disponibles para que todos los modificaran y compartieran, cesarían de generar ingresos. Y en ese caso, no tendrías ni los medios ni la motivación de crear nada nuevo.

Por ello, todas las creaciones originales obtienen automáticamente protección de derechos de autor, sin que el autor tenga que presentar una solicitud para ello.

Toda esta cuestión es especialmente importante para Europa, con su fuerte conocimiento económico: ya en 2013, las industrias de derechos de propiedad intelectual ascendieron al 39 % del PIB de la Unión Europea.

¿Qué necesitas saber?

Quizá te preguntes: «¿Puedo compartirlo si es por una buena causa?» Establecer un buen equilibrio entre derechos privados y beneficios públicos es un reto importante de la ley de derechos de autor.

En primer lugar, hay múltiples creaciones culturales que puedes utilizar de forma gratuita, sin tener que preocuparte por los derechos de autor. Los trabajos de las personas que murieron hace 70 años o más se consideran de Dominio Público (DP) y no tienen restricciones, como por ejemplo este cuadro:

Still Life with Parrot by Adriaen van Utrecht

La imagen pertenece a Adriaen van Utrecht, pero no tenemos la obligación de citarlo. Además, la versión que ves aquí no está editada, pero podríamos haberla editado. Estas son dos grandes ventajas de la licencia de DP.

Después, hay trabajos que tienen licencia de Creative Commons (CC), que pueden ser copiados y compartidos siempre y cuando se cite al creador. Dependiendo del tipo de la licencia de CC, los trabajos pueden publicarse con o sin alteraciones, exclusivamente para un uso no comercial o para más usos. Foter tiene un gráfico que puedes consultar (que tiene licencia CC BY-SA):

Creative Commons Licenses

Si buscas imágenes en Google, la función «Herramientas» facilita la búsqueda de imágenes con la licencia correcta:

Google Search Tools

Y YouTube también cuenta con un filtro para separar los vídeos de CC:

YouTube Creative Commons Filter

Muchas otras páginas insisten en tener recursos que puedes utilizar de forma gratuita. Un ejemplo destacado es Europeana Collections y, además, encontrarás una lista detallada al final de este tutorial.

Podrías argumentar que el profesorado no deberían ser iniciados en la legislación nacional y europea parea hacer su trabajo. La Comisión Europea piensa igual, lo que llevó a propuesta de reforma de los derechos de autor en 2016. La nueva Directiva sobre Derechos de Autor incluye una excepción obligatoria que permite a los educadores utilizar cualquier trabajo protegido por derechos de autor en sus clases, siempre y cuando indiquen la fuente. Algunos Estados Miembros ya tienen sus propios acuerdos para compaginar los derechos de autor con la educación, que pueden conservar con algunas condiciones. Una vez implementada, la directiva debería ofrecer al profesorado una seguridad jurídica en todas las situaciones.

¿Qué necesitan saber tus alumnos?

Como se ha comentado antes, los jóvenes tienden a subestimar la importancia de los derechos de autor. Una forma de cambiar su opinión es mostrar cómo se relaciona con sus propias creaciones creativas. El manual para profesorado Web We Want (disponible en 13 idiomas) toma este enfoque, especialmente en el capítulo El artista que llevas dentro, que contiene tres planes de lecciones y dos cuestionarios. Otro ejemplo es el Diario de Creatividad de EUIPO, que mezcla sus tareas creativas con hechos sobre la propiedad intelectual. Incluso hay vídeos sobre los derechos de autor dirigidos a los niños, como el siguiente:

En general, los derechos de autor cuentan como una competencia transversal y no deberían incluirse en una material escolar. Las áreas que se ajustan mejor para su enseñanza son arte, ciudadanía, emprendimiento, enseñanza de las TIC y CTIM.

Ya puedes mostrar a tus alumnos que te preocupas por los derechos de autor utilizando materiales DP o CC, como los siguientes.

Recursos utilizables de forma gratuita