Escolarización para familias nómadas: aprendizaje combinado en la escuela Rijdende

En nuestro primer vídeo práctico, centramos nuestra atención en la escuela Rijdende de los Países Bajos: una organización educativa que ofrece escolarización flexible al alumnado de educación primaria cuyas familias tienen que viajar por motivos laborales.

Nora Booij (directora general): En la escuela Rijdende (escuela ambulante) ofrecemos educación primaria a niños y niñas de entre 4 y 13 años, en los periodos en los que sus familias tienen que viajar. También a niños y niñas que normalmente cursan educación primaria especial o necesidades educativas especiales. La escuela Rijdende está financiada por el Ministerio de Educación, Cultura y Ciencia, al igual que todas las demás escuelas primarias de los Países Bajos. Desde 1985, existe un decreto ministerial independiente que regula de forma oficial la financiación de la educación de los hijos e hijas de familias que se desplazan por motivos laborales.

Nina Crommelin (coordinadora de internacionalización y educación circense): Cuando los hijos e hijas de artistas del circo o de feriantes extranjeros viajan a los Países Bajos durante una temporada, la escuela Rijdende se pone en contacto con el centro educativo en el que está matriculado el niño o niña en su país de origen. De forma conjunta, se decide el tipo de educación que se impartirá.

Alma van den Bos (coordinadora de educación a distancia): Normalmente, enseñamos a nuestros niños y niñas con camiones de enseñanza móviles. Estos camiones de enseñanza se sitúan cerca del recinto ferial o del circo donde se encuentra el alumnado. Parte de nuestro alumnado se desplaza en grupos algo más grandes, lo que hace posible que el profesorado les visite personalmente y les enseñe en este camión de enseñanza móvil. Pero otra parte más numerosa del alumnado viaja en grupos más reducidos o incluso de forma individual o en el extranjero, por lo que estos alumnos y alumnas dependen en gran medida de nuestra enseñanza a distancia. Por supuesto, esto no es igual para todo el alumnado, por lo que analizamos detenidamente las necesidades de estos alumnos y alumnas. Mientras que un estudiante puede sentirse totalmente a gusto con un vídeo explicativo sobre sumas de multiplicación, para otro puede resultar bastante difícil y preferiría que alguien se sentara a su lado con material concreto para explicárselo de este modo.

No siempre tenemos juntos en clase estudiantes del mismo curso o en la misma fase de desarrollo, pero, por supuesto, pueden encontrarse en otros lugares del país. Hacemos que este alumnado se ponga en contacto en línea para trabajar, por ejemplo, en proyectos de orientación mundial, o en sus habilidades de expresión oral en inglés, o en una tarea de procesamiento de la comprensión lectora. Una parte del año asisten a una escuela primaria normal, y durante todo el año, pero especialmente cuando están de viaje, estamos en estrecho contacto con el centro educativo para informarnos de la evolución del estudiante. Así, la transición de un centro a otro es lo más fluida posible. Y, por supuesto, también mantenemos un contacto muy estrecho con las familias: cuando se trata de educación a distancia, incluso dependemos de ellas. Apoyan a sus hijos e hijas durante las clases, por lo que se sientan a su lado mientras la cámara web está encendida, pero una vez que se apaga la cámara, también les orientan sobre el material didáctico.

Rick Gering (profesor de educación a distancia): Las familias también pueden conocer las actividades en nuestro sistema digital, Navileren. Pueden consultar el diseño de aprendizaje, que también está diferenciado, de modo que pueden subir o bajar un nivel. Pueden valorar por sí mismas: ¿qué es capaz de hacer mi hijo o hija? Luego, en el mismo sistema, evalúan lo que ha hecho el niño o niña.