Apoyo europeo a la educación transfronteriza

Image: European Union / ERIC

En octubre, la Semana europea de las regiones y ciudades reunió a 6.000 dirigentes y expertos locales, nacionales y europeos en más de 100 talleres y debates, exhibiciones y oportunidades de contactos. Uno de estos actos se dedicó al plurilingüismo y la cooperación cultural en regiones transfronterizas.

La Comisión Europea promueve el multilingüismo y la diversidad cultural al animar a los jóvenes europeos a aprender idiomas mediante talleres y enfoques de aprendizaje interactivos. Sin embargo, la mayoría de las veces, el aprendizaje de una lengua extranjera está subestimado como materia escolar y los estudiantes tienen a no ser capaces a utilizar el idioma que estudiaron tras abandonar la escuela.

Los jóvenes que viven en regiones bilingües o transfronterizas pueden convertir su localización en su ventaja e implicarse con la lengua de sus vecinos, pero esto requiere que las partes educativas interesadas den pasos activos para fomentar la cooperación transfronteriza y la coexistencia cultural. El profesorado también necesita ser capaz de desarrollar sus habilidades utilizando materiales culturalmente diversos.

Existen herramientas y recursos, pero no en gran cantidad y podrían desarrollarse más. Un ejemplo que se ha vuelto conocido es el juego en línea Passe Partout, que lleva a los estudiantes en un viaje virtual por las regiones fronterizas de Francia, Alemania y Suiza. Este juego motiva a los estudiantes a aprender sobre la cultura de su país vecino y a practicar la lengua extranjera mediante el juego.

Otra iniciativa trata de acercar las condiciones de vida especiales de los países vecinos de Alemania, Polonia y República Checa a los niños de las guarderías. El proyecto, que presenta tres personajes de cómic llamados Biedronka, Maus und Žába, incluye diversos juegos interactivos y una plataforma en línea, así como orientación para el profesorado. Además, los formadores visitan jardines de infancia de Polonia y la República Checa para acercar la historia y los trajes regionales a los niños. Los responsables del proyecto señalan que el trabajo no es solo de gran valor para los niños, sin que también impulsa la «creación de una identidad regional europea».

Este mismo aspecto se da en todas las iniciativas citadas, según las palabras de Jean Monnet, uno de los padres fundadores de la Unión Europea: «Si tuviera que realizar la construcción europea de nuevo, empezaría por la cultura».